ALEJANDRO PIGNATO
psicoanalista, psicólogo en Barcelona


Miembro de la Fondation Européenne pour la Psychanalyse
Psicoanalista colaborador en Umbral, Red de Asistencia "psi".  Integrante del Equipo de Coordinación
Miembro de la Junta Directiva de la Comisión de Psicoanálisis del COPC

 móvil: (+34) 606 664 126
mail:  ale@bcnpsico.com

Step 780896 1920
Skeleton Key 3886500 1920 Copia
Movement 1392753 1920

Adiós hermano cruel

Artículo publicado en la revista "Arg Express" del mes de junio de 2009

En los años 70, Giuseppe Patroni Griffi filmó una estupenda y controvertida película llamada “Adiós hermano cruel”, basada en la obra “Lástima que sea una puta”, de John Ford (contemporáneo de Shakespeare).  Controvertida y fuerte ya que se trata de una tragedia que cuenta la historia de dos hermanos que se enamoran y finalmente ella queda embarazada.

La literatura, a lo largo de la historia de la humanidad, ha producido obras escabrosas pero que no por ello han dejado de llamar la atención del lector.  Estas tragedias nos han permitido reflexionar acerca de la naturaleza de la condición humana.  No tenemos más que referirnos a Edipo Rey o a Antígona de Sófocles en las qué, más allá de cautivarnos con la teatralidad y con la riqueza del texto, nos vemos llevados a una profunda reflexión acerca del género humano.  Estos dramaturgos universales han podido plasmar en su obra interrogantes que llevan a una reflexión filosófica y ética. 

Si analizamos más profundamente la acción de ver una película o de ir a ver una obra de teatro, vemos que hay aspectos voyeuristas ya que de lo que se trata es de “ver” una historia en la cual no participamos… pero como es una convención socialmente aceptada no tenemos registro del aspecto perverso que conlleva.  A todos nos gusta ver, observar; ya que es una buena forma de conocer y de aprender.  Y también hay muchos que se divierten viendo más allá de lo que se ve… es algo así como esa señora que llama a la policía porque su vecino de enfrente está desnudo.  Cuando llega el policía le dice: “pero señora, ese hombre está medio cuerpo desnudo” y la mujer le replica:  “¡sí pero súbase a este banquito y va a ver que está desnudo!”.  Como la señora, hay mucha gente que quiere ver más y no necesariamente para conocer y para aprender. Gozan viendo.

Pero ¿qué podemos ver?  Una buena película que nos permita identificarnos con el personaje o que permita proyectarnos en él.  Quizás una película de acción o policial que nos distraiga un poco.  O tal vez otra que nos llegue al corazón y nos emocione.  El cine y el teatro son buenas formas para reflexionar y para crecer.  Pero también existe otro medio de comunicación: la caja boba.  Este invento maravilloso de la tecnología que nos conecta con el mundo entero, nos cautiva y nos imbeciliza a tal punto que hay momentos en que no nos apetece salir, ir al cine o al teatro, airearnos, ver a amigos y poder discutir sobre lo que hemos visto.

La televisión se mete en los hogares, acompaña a ancianos y a gente sola.  Recuerdo que cada vez que Mirtha Legrand amenazaba con dejar sus almuerzos televisivos, siempre sacaba su faceta tierna y altruista recordándose a sí misma y a sus televidentes que tenía una misión social: compartir su mesa a través de la televisión con los corazones solitarios.  O como Boluda Total, perdón, quise decir Utilísima Satelital, cuando encontraba actividades interesantes para que señoras cuarentonas –y burguesas- pudieran sentirse útiles y entretenidas.  Estas referencias a programas de televisión argentinos no están muy lejos de los programas de la televisión española.

Los programas de cotilleo y de prensa rosa nos están ahorrando la birra y la discusión a la salida del cine y del teatro.  Bueno, la birra quizás no pero sí la discusión:  ellos discuten por nosotros.  Se sacan los ojos, se insultan, se alían, se tiran flores y, felizmente nos ponen al corriente de la situación sentimental o patrimonial de los famosos.  ¿Y quiénes son los famosos?  Bueno… los toreros, los empresarios, los del jet set o las señoritas que tuvieron la suerte de meterse en la cama con alguno de ellos y eso las lanzó a la fama.  Como decía Discepolo: “no hay aplazados ni escalafón, los inmorales nos  han igualao; si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición: da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón”.

Pero también tenemos los programas que nos permiten  hacer una catarsis con las miserias ajenas:  “El diario de Patricia”.  Donde la gente, en su mayoría con un nivel de educación bajo, va a mostrar sus miserias o a intentar recuperar una relación afectiva.  Y la gente quiere ver más, quiere subirse al banquito para ver si realmente el vecino está desnudo.

Y ahora, la “factoría de ficciones” (me refiero a Telecinco) nos deleita con un nuevo reality show pero con funciones terapéuticas:  La Caja.  Avalada por psicólogos colegiados –bueno, estamos en crisis y dar la cara en un programa de televisión puede aumentar la clientela- esta ficción nos da la posibilidad de enfrentarnos a nuestros miedos para que desaparezcan.  Como si fuera tan fácil deshacerse de algo que nos duele o nos limita en nuestra vida anímica.  Y tal como dicen en la página web:  “La caja es mucho más que ir al psicólogo”.  Así que si seguimos en esta línea, si alguno de los lectores tiene una úlcera de estómago, que no vaya al médico; con ver un par de capítulos de House se va a curar –¡es que House es infalible!-.

Estas ironías, que probablemente nos dibujen una sonrisa en la cara, encierran una lamentable realidad:  los intereses económicos priman más que las posiciones éticas.  El dolor ajeno, las miserias que en alguna medida todos padecemos, la intimidad; venden y hacen ganar mucho dinero.

Esta reflexión acerca de programas de televisión efectistas no dista mucho del uso que hacen algunos medios masivos de comunicación, como la prensa escrita.  Pero no nos equivoquemos: mostrar lo peor del género humano no instruye ni necesariamente lleva a una reflexión profunda.  Pero sin ninguna duda: vende y genera dinero.

Pero no sólo este exhibicionismo mediático está instrumentado a nivel televisivo y periodístico, también internet se ha sumado a esta cruzada:  facebook… ¿les suena?  En un principio creímos que estaba destinado a reencontrarse con amigos y a conocer a los amigos de nuestros amigos.  También nos resultaba útil para organizar una reunión o fiesta o para compartir fotos de algún evento.  Pero como todo evoluciona, ahora también podemos jugar con los gustos y o con los pre-juicios que tenemos de algunos… y como es un juego, nadie –en teoría- se ofende.  En alguna medida, facebook también forma parte de este conjunto mediático de exhibicionismo.

Y así, como un presagio anunciado en obras como “Un mundo feliz” de Aldous Huxley o la película “Brazil” de Terry Gilliam; aparece nuestro querido “Gran Hermano”.  Otra obra maestra de la televisión que nos apasiona con las relaciones –a veces carnales- de un grupo de gente que tiene que convivir en una casa.  Pero no nos confundamos, la lente del logotipo no tiene nada que ver con el ojo de HAL, el ordenador de “2001, Una Odisea Espacial”.  El logotipo somos nosotros subidos al banquito, observando y luchando porque fulanito o menganita sean nominados y finalmente echados (bueno, seguramente algo habrá hecho… ¡se lo merecía!).

Tal vez los que hemos apreciado el trabajo de Jim Carrey en “El Show de Truman” –que nos permitió revalorizar, junto con “Olvídate de mí” al graciosillo actor de “La máscara”-; pensamos que esta crítica sutil al uso perverso de un medio de comunicación podía contribuir a un cambio de tratamiento en los programas de televisión.  Pero parece que el efecto fue exactamente el contrario.  Ya he perdido la cuenta del número de “Gran Hermano” que van.  Y de los que se han ido (¡¡¡adiós, hermano cruel!!!) y de los que vendrán.

Estas tragedias televisadas, no nos llevan a pensar en la condición humana y en su destino.  Están muy lejos de los grandes de la literatura universal.  Lo único que hacen, es que más de uno se suba al banquito.

Alejandro Pignato

Fondation Européenne pour la Psychanalyse

Fondation Européenne pour la Psychanalyse

Miembro de la Fondation Européenne pour la Psychanalyse, creada en 1991 por Claude Dumézil, Charles Melman, Gérard Pommier y Moustapha Safouan. Es una asociación sin fines de lucro que tiene como objetivo principal la promoción de iniciativas que apunten al estudio, profundización , interpretación y difusión del conocimiento y del estudio de la obra de Freud y de Lacan.
Umbral, Red de Asistencia

Umbral, Red de Asistencia "psi"

UMBRAL se constituye como una red de asistencia, compuesta por psicoanalistas, psicólogos clínicos, psiquiatras y colaboradores de otras áreas para trabajar el malestar actual tanto en la cultura como en lo individual. Desde hace más de ocho años formo parte de esta institución en el Equipo de Coordinación y en Publicaciones y página web.
Comisión de Psicoanálisis (COPC)

Comisión de Psicoanálisis (COPC)

En febrero de 2019 se constituyó la Comisión de Psicoanálisis del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña. Cabe destacar que es el único colegio profesional de psicología que tiene una comisión de estas características en España. Comprometido con el pensamiento psicoanalítico formo parte de esta comisión y de la Junta Directiva como vocal.
Psicoanálisis

Psicoanálisis

Jacques Lacan, psicoanalista francés, dijo en su seminario sobre la ética del psicoanálisis "¿has actuado en conformidad con el deseo que te habita?" Hay muchas lecturas e interpretaciones para esta frase. La mía es "¿eres la persona que realmente quiere ser?" Pues de eso se trata, de intentar ser, dentro de lo posible, uno mismo. Sin tener que responder a lo que los otros esperan de uno.